Trastornos de la Personalidad

Trastornos de la personalidad

Se trata de un problema grave, crónico y bastante frecuente en las sociedades industrializadas que consiste básicamente en mostrar comportamientos, motivaciones, emociones y pensamientos que son valorados como extraños por la cultura de pertenencia. Causan problemas relacionales y laborales a quienes los padecen y afectan gravemente también a sus familiares, sobre todo debido a la impotencia y a la incomprensión general.

Los tipos de Trastornos de Personalidad más frecuentes son:

Paranoide

Lo característico de quién padece este trastorno es pensar que todo el mundo está en su contra, incluida la familia y las personas más cercanas. Desconfían de cualquier conducta y atribuyen intereses ocultos a los actos amistosos, lo que les lleva a aislarse y quedarse solos. Son personas muy hostiles y rencorosas y su suspicacia aumenta a medida que se aíslan y su estado de ánimo empeora. A menudo se definen como autosuficientes y superiores a los demás.

Esquizoide

Son personas frías y distantes, reacias a todo contacto interpersonal y sin interés por entablar relaciones amistosas. No se trata de timidez, sino de profunda indiferencia hacia el otro, lo que les hace ser considerados raros y les lleva a estar siempre marginados y rechazados por los demás.

Esquizotípico

Como en el trastorno esquizoide, estas personas se encuentran socialmente aisladas, aunque en este caso sufren entre el deseo de ser aceptados y la incapacidad para relacionarse, bien por falta de habilidades sociales, bien por la desconfianza similar a la del trastorno paranoide. Son percibidos por los demás como excéntricos por lo que tienden a evitarlos o rechazarlos agravando así el sufrimiento, la desconfianza y la pérdida de autoestima de estas personas.

Histriónico

La persona muestra una necesidad imperiosa de llamar la atención, teatralidad, emocionalidad exagerada e incluso infantil, utilización de la seducción sólo para hacerse notar, sugestionabilidad y superficiliadad. Son muy manipuladores y utilizan ropas provocadoras. Estas conductas suelen encubrir un deseo de protección y dependencia emocional. Cuando su comportamiento es reprobado y no logran su objetivo pueden sufrir intensamente.