Trastornos de Ansiedad

Transtorno de ansiedad

La Ansiedad es un mecanismo de defensa natural del organismo que se pone en marcha cuando nos enfrentamos a situaciones que evaluamos como peligrosas o amenazantes, ya sea para nuestra salud física o para la visión que tenemos sobre nosotros mismos (autoimagen), permitiéndonos anticiparnos y estar preparados para actuar.
Normalmente se experimentan cambios fisiológicos, cognitivos y conductuales que se retroalimentan y tienen como resultado un afrontamiento más efectivo de la situación que evaluamos como amenazante. Cuando estos cambios se extienden en el tiempo después de que cualquier posible amenaza haya pasado, afectando a la salud de la persona o deteriorando su vida a nivel social, laboral o familiar, la ansiedad se puede convertir en un gran problema.

Entre los más comunes pueden estar:

Trastorno de Ansiedad Generalizado (TAG)

Es un patrón de preocupaciones excesivas que se caracteriza por inquietud o impaciencia, tensión, irritabilidad, fatiga y angustia permanente focalizadas en algún tema en particular, en varios o incluso una preocupación por casi todos los acontecimientos de la vida. Se teme que pueda ocurrir algo catastrófico aunque exista una baja probabilidad de que así sea.

Estrés

Se trata de una respuesta general e inespecífica en la que produce una liberación de neurotransmisores y hormonas que se encargan de la activación del organismo y, en concreto, del sistema nervioso simpático haciendo que el pulso y la respiración se aceleren, las pupilas se dilaten, la digestión se ralentice, etc. Cuando el peligro se mantiene y el estrés no decae, el organismo se agota y aparecen los síntomas negativos como el insomnio, las migrañas, los dolores musculares, dificultades para mantener la concentración, pérdida de memoria, afectación del carácter, e incluso trastornos graves como la ansiedad y la depresión.

Ataque de Pánico

Se caracteriza por la aparición de ataques de ansiedad (ataques de pánico o crisis de angustia) en los que se experimenta una sensación de terror muy intenso que va acompañado de síntomas físicos, como taquicardias, dificultad respiratoria, mareos, sensación de hormigueo, náuseas incluso en los casos más agudos sensación de muerte inminente.

Agorafobia

Se caracteriza por un miedo irracional a una situación o lugar en la que pueda padecerse un ataque de pánico, a perder el control o en la que resulta difícil salir o escapar. Entre las situaciones o lugares más comunes en los que se puede padecer agorafobia se encuentran: grandes almacenes, multitudes, transporte público, estar lejos de casa, cines, teatros, restaurantes, parques y grandes espacios.

Fobias

Es un trastorno de ansiedad, en el cual la exposición a un estímulo que causa miedo desencadena una ansiedad extrema o un ataque de pánico. La persona reconoce que su miedo es irracional y excesivo aunque le es imposible controlarlo, buscando evitar en la medida de lo posible exponerse al estímulo temido.

Trastorno por Estrés Postraumático

Es una severa reacción emocional asociada a un trauma psicológico que no se ha podido elaborar de una forma adecuada, haciendo que la persona que lo padece reviva de forma reiterada fragmentos del evento traumático.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

Se caracteriza por pensamientos, imágenes o impulsos perturbadores que aparecen de forma recurrente y no desaparecen por muchos esfuerzos activos que se hagan para ello. La persona para reducir la ansiedad que le producen sus obsesiones desarrolla conductas repetitivas y estereotipadas que no tienen ningún fin en sí mismas y que no siempre están relacionadas con la obsesión.

Ansiedad social

Es un miedo irracional y exagerado a una valoración negativa por parte de los demás, a una actuación que pueda parecer humillante o a parecer nervioso, por ello las situaciones sociales se evitan de forma constante.