¿Por qué se terminan las Relaciones de Pareja?

amorEn las relaciones amorosas existen muchos sentimientos positivos que unen a la pareja como el cariño, el amor o el deseo; pero también algunas emociones o componentes negativos que pueden conllevar la ruptura.

Algunos de estos factores son:

Los celos

Es un estado emocional negativo que se experimenta cuando se percibe que la relación amorosa se ve amenazada por una tercera persona, ya sea real o imaginaria. La persona que experimenta celos puede también sentirse nerviosa, triste y/o irascible.

En general, la aparición de los celos depende de:

  • Características de la persona que los experimenta. Las personas con baja autoestima, alto nivel de ansiedad, insatisfacción y dogmatismo experimentan más este sentimiento.
  • Características de la relación de pareja. Si el grado de implicación de la pareja es bajo o implica poco amor o compromiso, el riesgo de celos es menor.
  • Características de la situación que produce celos

No hay evidencia de que mujeres y hombres respondan de forma más negativa a la implicación sexual de la pareja con otra persona, aunque los celos en los varones se focalizan más en los aspectos sexuales.

Intimidad e implicación en la relación

El amor de las mujeres hacia su pareja es mejor predictor del éxito o fracaso de la relación que el amor de los varones debido a que las mujeres que permanecían en pareja mostraban mayor cariño hacia su compañero.

Según la Teoría de la Equidad, las personas comparamos los costes y beneficios con los de la otra persona y cuando las relaciones son más equitativas, su éxito es más probable ya que en las relaciones de pareja una persona responde a las necesidades de la otra.

Nivel de comunicación

Las parejas más felices se caracterizan por una comunicación abierta y centrada en la solución de problemas y son más infelices cuanto más se comunican intentando evitar conflictos, ignorándolos o tratándolos de manera destructiva mediante el uso de la crítica, la queja o el sarcasmo.

Semejanza

La semejanza es un factor fundamental de la atracción y es crucial en el inicio de las relaciones.

Así, hay más probabilidades de que la pareja continúe unida si los miembros son semejantes en perspectivas educativas, inteligencia y atractivo físico. Por otro lado, la similitud en aspectos como la religión, la clase social, la ideología sobre el rol sexual o el número de hijos deseado no influían demasiado en que una pareja continuara o no su relación.

No obstante, la posibilidad de que en el futuro surgieran diferencias importantes entre los miembros de la pareja, podría afectar negativamente a la evolución de la relación.

La rutina y el aburrimiento

El hecho de compartir actividades placenteras era un predictor significativo del éxito matrimonial o largo plazo, las parejas más satisfechas solían tener muchas y variadas fuentes de satisfacción y viceversa.

Evaluación negativa

Al inicio de una relación amorosa, hay intercambio de multitud de señales verbales y no verbales que revelan afecto y sentimientos positivos. Con el día a día y el incremento de la rutina, muchas de éstas señales comienzan a desaparecer, perdiéndose importantes elementos de reforzamiento mútuo y apareciendo en muchos casos críticas y evaluaciones negativas hacia la pareja. Así, las parejas que se decían más aspectos negativos y menos positivos tenían más posibilidades de que su relación fracasara.

Teniendo en cuenta todo esto, si queremos que nuestras relaciones amorosas continúen y evolucionen debemos de tener presentes estos factores.

¡Sé feliz en soledad para poder serlo en compañía!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados en gris.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>