Enfrentándote a Tu Ira

iraGran parte del tiempo, los acontecimientos suceden de otra manera y las Personas se comportan de forma diferente a lo que a nosotros nos gustaría. Así es el mundo, no siempre pasan cosas que desearíamos que ocurrieran porque no todo depende totalmente de nosotros, aunque lo que sí depende de nosotros es la actitud que tomemos al respecto.

De esta manera, podríamos elegir sentir frustración, rabia o ira cuando nos enfrentemos a una circunstancia o comportamiento que no nos gusta. Ahora bien, esta actitud nos llevaría a sentir tensión o malestar físico, interferiría sobre nuestras relaciones personales e incluso podría desencadenar otras emociones como culpabilidad y desánimo; y aún así, no nos serviría en absoluto para cambiar nada con lo que no estuviéramos conformes.

Otra elección, que en un primer momento puede resultar más difícil aunque también mucho más inteligente sería aceptar las contrariedades como parte de nuestra vida e invertir nuestro tiempo en afrontarlas aunque éstas no sean ni agradables ni deseables.

Algunas de las siguientes Estrategias pueden ser útiles para afrontar de forma más adecuada las contrariedades:

  • Identifica qué piensas en los momentos en los que sientes frustración, irá o rabia e intenta cambiar esos pensamientos por otros que te hagan sentirte mejor.
  • Busca un lugar tranquilo y concentra tu atención en tu respiración para relajarte.
  • Si tu reacción ante una determinada situación suele ser enfadarte, trata de ir postergando esa ira durante cada vez más tiempo. Llegará un momento en el que desaparecerá.
  • No trates de engañarte a ti mismo, diciéndote que disfrutas de algo que en realidad es desagradable. Pero, ten en cuenta que algo puede desagradarte sin que por ello te tengas que enfadar.
  • Trata de tener expectativas realistas respecto de las circunstancias o de las Personas ya que cuando dejas de esperar cosas que no se producen, dejas de enfadarte si no las consigues.
  • Sitúate de vez en cuando en la perspectiva de la otra Persona y piensa cómo le puede afectar tu comportamiento.
  • Recuerda que las demás personas tienen derecho a ser o actuar como escogen hacerlo.
  • Escoge un momento en el que no sientas enfado para hablar con la Persona y decirle que no te ha gustado su comportamiento.
  • Utiliza las mismas circunstancias frustrantes como estímulo para pensar cómo podrías cambiarlas,  si ello es posible.

Si sentir frustración, rabia o ira no cambia las circunstancias;

quizás lo más inteligente sea aceptar que las cosas sean como son.

2 comentarios en “Enfrentándote a Tu Ira
  1. Paula, me gustó mucho tu publicación! es muy interesante poder entender que cuando las emociones se ponen en juego, algo lo suficientemente significativo está ocurriendo en nuestra vida, más allá de la situación en si, algo se desborda, y no siempre se pueden evitar éstos sentimientos de ira, malestar y frustración, con lo cual trabajar a conciencia éstas emociones (ej; respirar) es punto de llegada y de partida para que las mismas no se naturalicen formando parte de la vida cotidiana.
    Un saludo!
    Lic. Silvia Rodriguez

    • ¡Buenas tardes Silvia!

      Te agradezco mucho tu lectura y Comentario. Me alegra saber que te ha parecido interesante el Post.

      Efectivamente, hay circunstancias y situaciones difíciles que en un momento dado pueden llegar a sobrepasarnos y ante las cuales no es fácil controlar nuestros sentimientos, aunque, como bien indicas, ser conscientes de ellos y poner en marcha una serie de estrategias y habilidades que nos permitan disminuir su intensidad y duración ya es un avance.

      Saludos, ¡Feliz día!

Contestar Paula Álvarez Bargados × Cancelar

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados en gris.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>